¿Han disminuido los ruidos en el Circuit de Barcelona-Catalunya?

Hay quien lo dice y hasta quien lo atribuye a los nuevos sonómetros que se han instalado en la comarca…

Nosotros no lo creemos. Pensamos más en la casualidad; pero lo cierto es que desde hace un par de meses, mas o menos desde el escandalo de Abril, el Circuit se ha comportado y los ruidos que emite parecen más contenidos.

¿Se han puesto medidas correctoras del ruido o limitaciones los decibelios que emiten los vehículos que acceden a su pista? Nos cuesta pensarlo. Pero es cierto que los registros que hemos efectuado desde que descargamos nuestra App-sonómetro rara vez suben de los 45dB con puntas que difícilmente alcanzan los 55dB. Niveles similares son los que registra TESVA Ca 120, el sonómetro oficial de la torre del Telégrafo.

Se trata de niveles muy alejados de los ruidos estridentes que el Circuit ha emitido a lo largo de su historia y de las largas sesiones en estéreo, rebote incluido en la Serralada de Marina, con que “nos ha deleitado” históricamente.

Sin embargo, hay algo que no deberíamos perder de vista. El ruido del Circuit, más o menos intenso, es antinatural y choca frontalmente con el fondo que deberíamos percibir en nuestros pueblos si no existiese la instalación.

La organización Con R de Ruido ha publicado un artículo muy interesante con unas viñetas humorísticas de Idígoras y Pachi

La ausencia de ruido es salud y convivencia – Con R de Ruido

Ya nos gustaría que nuestro problema fuese como el que ellos relatan. Lo grave es que aquí es la propia Generalitat, la DIBA y el Ajuntament de Barcelona, quienes sostienen los ruidos del Circuit y quienes han cambiado el fondo natural del Vallés Oriental por otro que incluye, con más o menos intensidad, el rumor de uno o varios vehículos, por el recinto.

Es curiosa la campaña que sostienen los medios de Barcelona, apoyados por su ayuntamiento sobre los daños que sufren sus vecinos por causa de los ruidos incontrolados (Ayer mismo hubo una manifestación en la plaza Sant Jaume), cuando ese mismo Ayuntamiento ha externalizado a las comarcas vecinas, entre ellas el Valles Oriental, la mayor parte de las actividades molestas que antes se realizaban en su municipio.

El Circuit es una de esas instalaciones que se ha externalizado. Vivir en Barcelona tiene múltiples ventajas y algunos inconvenientes, como que la ciudad tiene mucha contaminación, acústica y de la otra. Vivir en el Valles Oriental era diferente, teníamos muchos inconvenientes, pero una sola ventaja: Disfrutábamos de un ambiente natural y de un fondo acústico acorde con el mismo.

Todo eso cambió tras la instalación del circuit. Barcelona busca el silencio, pero aquí, la misma ciudad, nos obliga a convivir, no con los ruidos de la calle, sino con los que emiten bólidos diseñados para rodar en Circuitos de Velocidad; que son mucho peores y no pasan, frecuentemente, ningún control, ni ninguna limitación.

El Circuit se sostiene, básicamente, por las subvenciones económicas de estas tres instituciones que, aparentemente, luchan por conseguir un ambiente sano para los habitantes de Barcelona ¿No tenemos los mismos derechos los del Vallès Oriental que los de Barcelona?

Insistimos, sobre todo, en que el ruido es envolvente. Es un fondo antinatural que se impone a cualquier base natural que deberíamos tener como fondo.

Además, el Circuit fue mal construido y en una zona inapropiada. Está un proscenio y rodeado de mucha gente. Aislar sus ruidos es casi imposible y así lo han reconocido los propios estudios del PDU del Circuit cuando hablan de vallas acústicas que empiezan a ser eficaces a partir de los 10 mts.

Ignoramos como acabará el tema de los sonómetros y si, al final, se pondrá en práctica un cierto control de los ayuntamientos de la zona sobre las actividades del Circuit. No es de recibo lo que ha ocurrido hasta ahora: Que sus gestores hacen lo que les da la gana, sin que parezca importarles el ruido que vierten hacia sus vecinos y sin seguir un calendario de actividades real y con registro de los niveles de ruido emitido.

Pero, ocurra lo que ocurra, algo debería cambiar. No es de recibo que el “ambiente natural” de muchos pueblos del Vallés oriental tenga que ser el rugido de un bólido rodando por el Circuit. Diga lo que diga la Generalitat, la DIBA y el Ajuntament de Barcelona, no es de recibo.

Todas las soluciones, que no supongan, su cierre, son malas; pero peor es seguir invirtiendo fortunas de dinero público que al final acaban en manos privadas.

¿Es esto lo que queremos para nuestro país? ¿Contaminación, malos servicios públicos por falta de inversión, que se tira en otros menesteres no esenciales, y que se forren unos cuantos a cargo de los demás…?

Aquesta entrada s'ha publicat en Uncategorized i etiquetada amb , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.